“Educación en el Respeto como herramienta para prevenir y tratar el bullying" es el tema central de los talleres gratuitos para papás y mamás
de la Escuela Sprinter de este año.

En este artículo, nuestra tallerista nos introduce a esta problemática y nos da
algunas claves esenciales que podemos poner en práctica desde casa.

Si quieres asistir a los talleres que Tania dictará en Elche, Valencia,
Málaga y Madrid, apúntate aquí.

Cómo prevenir el acoso escolar: educa en el respeto. por Tania García de edurespeta.com

Del acoso escolar, maltrato entre iguales o “bullying” (el término anglosajón que solemos utilizar en la mayoría de países), empezaron a haber estudios e investigaciones científicas aproximadamente a partir de los años 70. Básicamente, las observaciones confirmaban conductas agresivas, violentas y discriminativas por parte de un grupo de personas hacia comúnmente, una sola; que se sentía, intimidada, perseguida, reprimida y machacada física y/o emocionalmente.

Tania García

Tania García

Experta en Educación Respetuosa y Asesora Familiar

Esto no solo no ha cesado con el tiempo, sino que han aumentado el número de casos y cada vez va a peor… En la actualidad, hay niños para los que asistir al colegio o instituto es una verdadera pesadilla.

Las características, pues, de este acoso son (entre otras):

Maltrato que no es aislado, es decir no ocurre una o dos veces, sino que se mantiene en el tiempo y se repite constantemente.

Suele ser en el mismo contexto en donde coinciden en espacio el grupo y la persona.

Se sufren chantajes, agresiones físicas y emaocionales, insultos, discriminaciones, robo de material… los acosadores ejercen un abuso de poder, creyéndose con la potestad y autoridad para hacer daño sin ningún tipo de remordimiento.

La persona acosada se encuentra sin capacidad de defenderse, emocional, física y socialmente no se cree preparado, el concepto de sí misma

Además, a medida que el acoso es más repetitivo, el niño/a que lo sufre va perdiendo apoyo y amigos, ya que ser el acosado está “mal visto” socialmente.

Todo esto es algo que debería ir en contra de los valores del ser humano, pero injustamente se vive día tras día en las instituciones educativas.

Las consecuencias de sufrir este “bullying” y que permanecen, si no se trabajan, durante toda la vida, suelen ser:

  • Destrucción de la autoestima de quien lo sufre
  • Depresiones y ansiedades
  • Dificultades sociales
  • Trastornos post traumáticos u obsesivos compulsivos
  • Etc.

¿Cómo podemos cambiar esta realidad y prevenir el “bullying”? ¿Qué papel tenemos como padres y madres para que todo esto se transforme y nuestros hijos e hijas nunca sufran acoso escolar o no lo causen?

La única manera que tenemos para modificar esto es precisamente, cambiando nuestra manera de educar, acercándonos cada vez más a una educación respetuosa, empática, coherente y tolerante y alejándonos de los gritos, chantajes emocionales, castigos y la exigencia de sumisión por parte de los hijos.

Porque el hecho de educarles únicamente en lo que nosotros queremos que sean, sin darles la oportunidad de ser ellos mismos, de expresar sus emociones, de ser contenidos con amor y apoyo… tiene como resultado o bien hijos sumisos que, por tanto, no se respetan a sí mismos como lo que son y creen que deben pasar por el aro de lo que se les diga sea cual sea el contexto. Siempre se dejan llevar por una figura que creen más fuerte emocionalmente que ellos. O bien, hijos que se rebelan contra los demás y tratan a sus iguales del mismo modo que han sido tratados por sus padres (mediante autoridad y mando, gritos, exigencias, etc.)

Aquí tienes cinco claves imprescindibles para educar desde el respeto y fomentar, por tanto, en tus hijos, una autoestima fuerte, capaz y básica, para no hacerse daño ni a sí mismos ni a los demás:

EMPATÍA

Debe estar presente en todas las relaciones sociales y por supuesto, es la reina en lo que se refiere a la relación padres-hijos. Ponte siempre en su lugar, mira desde sus ojos en todas y cada una de las situaciones. Empatizando diariamente es de la única forma en que nuestros hijos confiarán en nosotros y en ellos mismos; sintiéndose comprendidos durante toda su infancia, también evitamos que quieran hacer daño a los demás.

EJEMPLO

No hay mejor manera de aprender e integrar algo, que siguiendo un ejemplo. Todas las madres y padres podemos enseñar lo que queramos haciéndolo nosotros mismos, y, siendo pacientes y respetuosos con el ritmo y las etapas de nuestros hijos.

Trabajar en la propia infancia

Los adultos llevamos patrones adquiridos de nuestra infancia, la manera en la que nos educaron y trataron, la forma en la que expresábamos nuestras emociones y éramos escuchados o no… se ha quedado dentro de nosotros y a veces, se interpone entre nuestros hijos y nosotros, incapacitándonos para educar lejos de la autoridad y el control. Es muy importante “viajar” al pasado y reflexionar sobre la infancia.

Gestión de las emociones adultas

En muchas de las situaciones tensas que tenemos con los hijos, es nuestra propia rabia e ira la que nos mueve y la que no nos deja reaccionar ante cosas que, si reflexionáramos, respiráramos y nos autoevaluáramos, no haríamos del mismo modo. Es muy importante conocerse y saber controlarse.

COMUNICACIÓN POSITIVA

Hay que aprender a comunicarse con los hijos de manera coherente y afín a sus necesidades emocionales y sociales. Los castigos, los chantajes, los gritos… son maneras incorrectas y negativas que solo fomentan la mala relación familiar y por supuesto, las malas relaciones sociales, presentes y futuras, de nuestros hijos.

Garantía de satisfacción

Tu opinión ayuda a otros usuarios a comprar mejor y, a nosotros, nos permite conocer lo que de verdad te importa y trabajar en ello. ¡Gracias por dejar tu comentario! Hay más de 5000 productos esperándote ;)

Valoración eKomi
4.69 / 5
Cálculo sobre un total de 2591 opiniones
Gana
20€
<<

Recomienda Sprinter
y gana 20 10€ para ti y 10€ para
tus amigos

más info >